Chat de Calla y Lee aquí
¡Soy un texto que se mueve!

martes, 25 de mayo de 2010

La Espada del Inmortal: la venganza no siempre se sirve fría

Hace poco comenté en mi Twitter que desde hacía tiempo quería hablar de esta serie y me animaron a hacerlo, así que hoy que me he levantado a las 4:30 de la mañana (es lo que tiene estar hecho polvo y acostarse muy temprano) aprovecho y lo hago.

Este seinen de Hiroaki Samura (ya hablé en su momento de Los carruajes de Bradherley) se publica desde 1994 en la revista Afternoon de Kodansha, habiendo recopilado unos 25 volúmenes hasta la fecha. En España nos han llegado los 24 primeros por parte de la editorial Glénat, que publicó también Ohikkoshi, un tomo único del mismo autor del que puede que hable en otra ocasión.

El nombre original de la serie es Mugen no Jûnin (El Habitante del Infinito), pero la primera traducción española, publicada por Norma Editorial, se hizo del inglés, así que se tradujo Blade of the Immortal. Lo cierto es que ambos títulos quedan bien y, lo más importante, hacen alusión a lo mismo: el protagonista.

La historia tiene varios personajes principales e importantes, aunque el que destaca y suele cobrar más protagonismo es Manji, un samurái experimentado conocido como "el asesino de cien hombres". Una misteriosa monja que ha vivido más de 800 años le implanta los kessenchû, unos gusanos que se encargan de sellar cualquier herida y de volver a unir cualquier miembro mutilado, convirtiéndole en un ser inmortal. Sin embargo, como esto de no poder morir no es tan guay como pueda parecer, para conseguir ser liberado de los kessenchû Manji se compromete a matar a 1000 personas malvadas.

Por otro lado están Rin Asano y Kagehisa Anotsu. Este último está unificando todas las disciplinas en un solo dôjô, el Ittô-ryû, que se basa sólo en ganar siempre y tiene como única norma el que los combates sean individuales. Para ello se ha rodeado de delincuentes y forajidos y se dedica a destruir los dôjôs que no quieran unirse a él. Uno de esos fue el del padre de Rin, y tanto él como su madre fueron brutalmente asesinados por Anotsu y sus hombres. Ella, que por aquel entonces no es más que una niña, jura vengarse. Poco o nada tiene que hacer la joven Rin, hasta que su vida y la de Manji se encuentran, y él decide ayudarla en su venganza.

Esta serie me parece una obra de arte tanto a nivel argumental como en el visual. Pese a que pueda parecer un argumento típico de un shônen de batallas en el que los personajes se pasan la serie luchando entre ellos, este manga es mucho más profundo que eso. No sólo hay muchos combates (que también) sino que la historia en sí tiene mucha más importancia. No es sólo un "buenos contra malos", sino que cada personaje tiene su vida y sus motivos para hacer lo que hace.

El estilo de dibujo de Samura le va como anillo al dedo, tanto para los combates como para ambientar el Japón de esa época. No sé bien por qué pero me da la sensación de que las espadas, los kimonos, las casas... Todo se ve mejor con ese estilo tan particular, un trazo que estoy seguro de que quedaría feo si lo intentara cualquier otro. El único que he visto usar un estilo similar es Tsutomu Takahashi, autor de obras como Sky High o Sidooh.

La Espada del Inmortal es una serie que a veces nos plantea ciertas cuestiones morales o existenciales, y que a menudo nos muestra una crudeza extrema y una violencia y ensañamiento explícitos. No negaré que más de una vez se me ha hecho un nudo en la garganta al seguir ciertas partes de la historia.

Otra cosa que me gusta de esta serie es la variedad de personajes y que cada uno sea único. Me parece que éste debe de ser uno de los pocos manga en que la mayoría de personajes tienen algo por lo que me gustan, y bastantes no sólo me gustan sino que me encantan. Además, a mí me gustan mucho las armas de filo y esas cosas, y en La Espada del Inmortal cada uno tiene sus armas y algunas de ellas son originales y tienen usos o trucos ocultos.

En fin, podría seguir hablando y hablando, pero en lugar de que sigáis leyendo lo fantástica y maravillosa que es esta serie prefiero que salgáis ahora mismo a comprarla. Vale la pena, os lo aseguro.

9 sin callarse:

Jessy dijo...

el argumento es muy interesante y el dibujo me encanta *¬*, le echare un vistazo por scans

reivaj dijo...

Junto a Vagabon y Sidooh son series que no hago por largas y caras. Aunque la temática me llama muy mucho la atención.

Jessy dijo...

por cierto, Tengo un meme para ti, pasate cuando puedas por mi blog^^

Abogada_soltera dijo...

Muy buena reseña si señor!!!! A mi Anotsu me perturba a medida q pasan los tomos pienso "de verdad es tan malo como Rin se cree? No se, es un personaje q no puedo odiar :) Un gran manga q me gustaria tener y q algun dia caera!

Lo dicho gran reseña y si q te has dado prisa en hacerla :) aisss q me emociono y todo...

Xavi dijo...

Es lo que decía, que no son "buenos y malos", simplemente son distintos bandos, cada uno con sus motivos para hacer lo que hace. Anotsu es un gran personaje, porque aunque sea el antagonista no es malo, lucha por algo en lo que él cree.

Astrovago dijo...

Siempre he escuchado muy buenas críticas sobre esta serie, y con la tuya me anima todavía más a seguirla. xD Algún día tendré dinero y seré feliz comprando manga... :___

Sr Nocivo dijo...

Me parece una gran serie que tiene, como bien dices, un gran dibujo y una muy buena historia. Tengo pendiente el anime a ver como ha quedado.

Una pregunta ¿no fue Norma y no Planeta deAgostini quien lo edito primero en España?

Xavi dijo...

Ups sí, error mío xD Hoy ando un poco despistao y me pasan cosas así en todas partes. Ahora lo arreglo. Gracias ^^

koko dijo...

Es sencillamente perfecta, una obra de arte.
Una auténtica lástima la periodicidad (14 años para menos de 25 tomos).
¿La veremos terminar algún día?

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts with Thumbnails
CALLA Y LEE © 2008. Design by :Yanku Templates Sponsored by: Tutorial87 Commentcute